lunes, 19 de noviembre de 2012

Las ocho enfermedades que afectan al trabajador moderno

Muchos solemos pensar que las personas que pasamos la mayor parte de nuestra jornada laboral frente a un ordenador o trabajando desde la comodidad de nuestro hogar, no estamos expuestos a casi ningún riesgo laboral. 
Sin embargo, como más adelante veremos en este artículo, los hábitos y costumbres del trabajador postmoderno pueden pasarle factura. A continuación os mostramos ocho de las enfermedades que de forma directa o indirecta afectan al trabajador del siglo XXI. ¿Sufres alguna?:
1. Adicción a la cafeína
La adicción a la cafeína es un problema mucho más serio de que lo que podemos pensar. La cafeína no sólo nos mantiene despiertos, sino que incide directamente sobre nuestro nivel de nervios y estrés, aumentando nuestra tensión e incluso está relacionada con problemas cardiacos. Si nada más despertarnos por la mañana lo primero que pensamos es "necesito un café" probablemente ya seamos adictos a la cafeína, un indicio que se confirma si a lo largo de una mañana de trabajo tomamos más de tres tazas de café.
2. Trabajar hasta muy tarde
Son muchos los freelancers que asumen más trabajo del que pueden entregar trabajando 8 horas al día, por lo que se ven "obligados" a trabajar sin descanso hasta altas horas de la madrugada. No hay ningún problema por echar unas horas extra cuando nos encontramos enfrascados en un proyecto especialmente complejo. El problema surge cuando el trabajar hasta tarde y no descansar adecuadamente se transforma en algo rutinario. La alteración de nuestro ciclo de sueño, el no descansar bien, nos vuelve en persona irritables y agresivas, y de prolongarse nos convierte en personas menos productivas e incluso con tendencias depresivas.
3. Tabaquismo
Aunque afortunadamente ya no se puede fumar en la oficina, no hay nada que nos impida hacerlo en nuestro hogar. Está demostrado que las personas que trabajan en sus casas fuman mucho más que cuando tienen la oportunidad de salir, socializarse con otras personas, acudir a un centro de trabajo de forma regular... Reducir el consumo de tabaco pasa por considerar nuestra casa como nuestro lugar de trabajo y como tal sujeto a Ley que impide fumar en empresas y oficinas. Si necesitamos fumar un cigarrillo la solución es simple: tal y como haríamos en una oficina, saldremos de nuestra casa y fumaremos en la calle. A los pocos días descubriremos cómo ya no nos apetece tanto fumar, nuestros ceniceros estarán casi vacíos y quién sabe, quizás encontremos el método para dejar de fumar.
4. Síndrome del túnel carpiano
El síndrome del túnel carpiano afecta a un buen porcentaje de las personas que a diario pasan buena parte de su jornada laboral frente a un ordenador. La causa principal hemos de encontrarla en los movimientos antinaturales que realizamos cuando trabajamos con el ratón. A menos que trabajemos con un ratón ergonómico pronto descubriremos como esta posición presiona el nervio mediano, causando a la postre calambres, dolor e incluso atrofia de los músculos. Si comenzamos a sentir molestias es vital consultar a un especialista ya que se trata de un problema que no podemos tomarnos a la ligera.
5. Escozor de ojos
Cuando trabajamos frente a una pantalla retroiluminada durante todo el día es normal que sintamos molestias oculares, escozor e incluso dolor de cabeza. Si además dormimos poco y trabajamos hasta tarde, esta sensación tenderá a agudizarse. Afortunadamente solucionarlo es tan sencillo como cerrar los ojos durante un par de minutos, intentando desconectar de el ambiente que nos rodea.
6. Falta de concentración
Internet no ha hecho sino aumentar la dificultad que experimentan muchas personas para concentrarse y focalizar su atención hacia una tarea concreta. Facebook, Twitter, feeds RSS, e-mail, etc. son sólo algunas de las principales fuentes de distracción con los que tiene que lidiar el trabajador moderno. Utilizadas a la ligera todas estas fuentes de distracción repercuten negativamente a nuestra productividad, llegando al extremo de descubrirnos a nosotros mismos al finalizar nuestra jornada con la mitad de las cosas sin hacer.
7. Dolor de espalda y cuello
Pasamos la mayor parte del día sentados, en una posición que podríamos definir, siendo generosos, como de forzada. Si no cuidamos nuestra postura pronto comenzaremos a sentir molestias en cuello y espalda, como consecuencia del agarrotamiento de músculos y nervios. Evitarlo no sólo pasa por adoptar una buena postura y adquirir hábitos ergonómicos sino tomarnos también unos minutos diarios para "estirarnos", "despejar nuestros músculos". Además resulta vital que fuera de nuestro trabajo tengamos hábitos saludables y que practiquemos algún deporte.
8. Estrés
No existe una única causa que explique el estrés. Una carga de trabajo exagerada, clientes con exigencias poco razonables, fechas de entrega que no se ajustan a la realidad, presiones provenientes de nuestros superiores o de nuestros compañeros de trabajo son sólo algunos de los ejemplos más representativos. Existe un estrés positivo que nos ayuda a mantenernos en un estado de sana actividad, pero en muchas ocasiones puede derivar en un estrés negativo que nos produce noches insomnes, dolores de cabeza continuos, hipertensión arterial, etc.

Fuente: Colegio de Graduados Sociales de Córdoba

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada